Uncategorized

El Aikido, una vía al autoconocimiento

Todo comenzó un día que fui al centro budista para practicar mi meditación. Vi un cartel que anunciaba clases de una arte marcial. El Aikido..

Siempre había querido practicar un arte marcial, aunque nunca me había animado a ello. Quizás fuera por que las consideraba agresivas o por que quizás pensaba que eran demasiado invasoras al tratar de crear daño al oponente.

Cuando conocí el Aikido, me sorprendí me pareció algo mágico. No solo se trataba de no generar daño al oponente, sino que a su vez se trataba de procurar que este no sufriera daño alguna.

Luego comprendí que el Aikido no busca atacar, sino la armonía con el compañero.

La primera vez en el tatámi me llamo la atención la vestimenta. A partir de cinturón marrón o negro se lleva también una falda pantalón llamada Hakama. Que hace que los movimientos en el tatámi aparezcan a veces como un armonioso baile.

Los primeros momentos en el tatatmi, como logico, fueron de cierto nervsiosismo. La postura en Seiza (de rodillas) ya marcaba la solemnidad.

Otras de las cosas que también me llamaron mucho la atención el hecho de que este arte marcial lo podían practicar tanto personas jovenes, mujeres o incluso mayores .

Aparte un Aikidoka bien entrenado podría enviar a una persona algunos metros más alla, incluso a una persona más grande que el.

Otra de las cosas que me llamo mucho al atención es que en el aikido se trabaja con una energia llamada ki, que hace que se pueda producir este tipos de movimientos.

Parece ser qué el ki, , también pronunciado Chi, es la energía que se encuentra en todo los que vemos y tocamos..

SI no existiera el ki, no existiria la vida, a la vez que esta se encagarga de ayudar en la creación de la vida.

El Aikido busca la armonía, y entra en funcionamiento cuanto esta armonía se pierde.

Se trata siempre de estar en comunicación o contacto con el compañero, Cuando el que ataca (al cual se le llama UKE) inicia el movimiento, el que realiza la técnica (al cual se le llama TORI) se encarga de reducirle minimizando el riesgo de inflgirle y infringiese a si mismo el menor daño posible.

Pese a que no busca el ataque, el Aikido no es por ello menos espectacular. De hecho podaríamos decir que es una de las artes marciales más espectaculares.

El Aikido esta muy extendido por todo el mundo , si bien es japón donde se fundo el lugar con más presencia.

El fundador del Aikido fue el maestro Ueshiba, fue un hombre que contribuyo a su comunidad, participo en guerras y fue maestro de innumerables hombres.

Ya siendo un anciano y pese a no ser un hombre muy alto, Ueshiba continuaba dando clases, y seguía siendo un ejemplo hacia aquellos que enseñaba.

Uesiba fue tamben un gran buscador espiritual,

#juliosanchidrian

#coaching

#aikido

El Aikido, una vía al autoconocimiento Leer más »

La bipolaridad, subidas y bajadas

Euforia y depresión. Subidas y bajadas.

Para mí y en base a mi experiencia con la bipolaridad a un nivel muy profundo, es estar viviendo la vida con pensamientos positivos y pasar a ver la vida con pensamientos negativos.

Euforia y depresión caracteriza la vida de una persona con una bipolaridad muy acentuada.

Imagínate un péndulo, que después de ir hacia un lado, vuelve a ir hacia al otro.

Cuando menos te afecte el péndulo, menos te arrastrará tu estado emocional.

El secreto está en aprender a mantenerte en un estado intermedio y no moverte con el péndulo hacia los extremos.

Evidentemente este proceso se desarrolla en el interior de nuestro cuerpos y cerebros y están involucrados una gran cantidad de procesos químicos y biológicos que permanecen inconscientes para nosotr@s.

De lo positivo a lo negativo.

Como un péndulo que va de un lado a otro. Si el péndulo se va demasiado a lo positivo y tocas la euforia, luego te tocará vivir los pensamientos negativos cuando el péndulo vaya hacia el otro lado y vivirás la depresión.

Esto sería el funcionamiento de un bipolar muy acusado o con mucha fluctuación.

El 99.9 % de los seres humanos son bipolares y ni si quieran lo saben.

Si bien existen muchos grados y los movimientos de péndulo se manifiestan en las personas de forma diferentes.

Aunque en casos extremos es necesario el uso de fármacos y el mantenimiento de tratamientos de larga duración como el el litio y similares, cómo ya he dicho antes no estoy de acuerdo con el uso de fármacos para el tratamiento bipolar. En el paradigma medico occidental se suele abusar de los fármacos y medicamentos y no os podéis imaginar de el daño que esto causa.

El abuso de medicamentos químicos recetados y vendidos por la mayoría de las farmacéuticas, dejan la mente de la persona mas dormida e inoperante de lo que estaba. Eso si, al estar dormida ya no es dañina o molesta para el sistema que se encarga de medicarlas.., lo curioso es que el sistema es en parte responsable de enfermar estas mentes¡

En el caso de la personas que me venían y tomaban un gran numero de fármacos, me fue casi imposible trabajar con ell@s por el estado de sus mentes.

En la mayoría de ell@s la autoestima relucía por su ausencia y sus estados de “euforia controlada” tapaban y ocultaban en su interior una “depresión” realmente difícil de tratar por el paciente debido a la gran cantidad de químicos en su cuerpo y en su cerebro, aparte tod@s padecían de indefensión aprendida.

Yo estoy a favor de la meditación, la mindfulness y otras técnicas para el entrenamiento y la relajación de la mente y esto se hace imposible con el consumo de fármacos que se suele medicar en situaciones como las que estoy hablando.

Una vez más seria necesario recurrir a otros paradigmas.

Más meditación, psicología positiva, autoestima, alimentación sana, ejercicio y menos pastillas.

Desde mi experiencia, cuando mas medicamentos químicos tomaba, más perdía la operatividad y control de mi de mi lóbulo frontal.

Cualquiera que entienda algo de psicología comprenderá las repercusiones que esto conlleva.

Volviendo a la metáfora del péndulo.

A medida que nuestra estabilidad física, psicológica, mental, emocional y energética aumentan nos comenzaremos a encontrar en equilibrio y en nuestro “centro”. Al centro se le denomina en otras escuelas “el hara” . Los practicantes de yoga, artes marciales lo conocen bien.

Mas allá de un estado o concepto psicológico estar en el hara o centro es un estado real de conseguir.

Estar en el centro.= estabilidad física, psicológica, mental, emocional y energético

Al encontrarnos en el centro el péndulo aunque se sigue moviendo nos afecta menos al encontrarnos en un escala superior..

Relacionándolo con las frecuencias mentales del cerebro, lo podríamos relacionar a nivel mental con el estado Alfa. Las ondas Alfa son ondas electromagnéticas emitidas por el cerebro en un rango de 7 Hz a 13 Hz.

Personas cuyos cerebros pueden mantenerse en estado Alfa, sí ademas realizan ejercicio, serán bastante menos afectad@ por el péndulo que aquellas personas que se encuentran en estado Beta (frecuencias emitidas por el cerebro en un rango de 13 Hz a a 30Hz o más) casi todo el día, no realizan ejercicio, no practican la meditación y toman numerosos fármacos.

El estado de ondas Beta en el cerebro se produce cuando existe una actividad mental muy elevada, en un estado donde el estrés es alto y normalmente no hay demasiada claridad mental. Aparte los cerebros suelen ser muy sensibles y son afectados por el gran “ruido psicológico” alrededor.

La mala alimentación, el abuso de fármacos, químicos, drogas, tabaco, alcohol, azúcar, apegos de cualquier tipo, emociones y pensamientos negativ@s, entre otras cosas promueven que el movimiento del péndulo oscile con más brusquedad debido a que la persona se encuentra en unas escalas más bajas del péndulo.

#juliosanchidrian

#coaching

#autoestima

#bipolaridad

La bipolaridad, subidas y bajadas Leer más »

El Ego, la personalidad

«Si a mi me hubieran hablado del ego hace 25 años, me hubiera preguntado y eso ¿que es?. Ahora bien, si me hubieran hablado de la personalidad, quizás hasta hubiera dicho “Ummm….estoy contento con mi personalidad, ¿por qué tengo que cambiar?

Con 30 años, estaba moviéndome en entornos que muchos querrían y viviendo experiencias que muchos desearían. Tenía dinero y el dinero me hacía sentir que tenía poder.

En aquellos momentos y dentro de los entornos que me movía el dinero podía comprarlo todo o casi todo. Al menos eso creía yo. Lo cierto es que el dinero y el poder mal gestionado crea la ilusión de que podemos controlar todo y a tod@s. Nada más lejos de la realidad.

En aquel momento solo existían dos tipos de personas y relaciones. L@s amig@s o soci@s que te ayudaban a generar más dinero y l@s competid@res que se convertían automáticamente en tus enemig@s. O estás conmigo o estás contra mí.

La competición formaba parte de la vida diaria, en vez de pensar en superarme a mi mismo, solo pensaba en competir.

Por otra parte los competidores eran enemigos, al igual que aquellos que no aceptaban mis ideas o formas de pensar, los cuales eran automáticamente catalogados también como enemigos.

Las amistades se ceñían casi exclusivamente a ese grupo de personas que me podían ser de interés, si bien existían otros “satélites”, yo me incluía entre ellos, que como en todos los sitios donde existe dinero y poder, buscábamos estar cerca de la persona con mayor poder de influencia económica o política.

Las relaciones con la familia eran prácticamente nulas salvo las que mantenía con la pareja.

La agenda era lo más importante, y siempre estaba llena de reuniones y negocios que realizar.

Lo que yo entendía por felicidad se limitaba a un futuro por llegar y siempre me decía a mi mismo que:

“Sería feliz cuando encontrara a la mujer de mi vida”.

“Sería feliz cuando me casara y tuviera hijos”.

“Sería feliz cuando tuviera mi propia casa”.

“Sería feliz cuando consiguiera ese trabajo o negocio”.

“Sería feliz cuando me comprara la moto o el nuevo coche”.

“Sería feliz cuando ganase 6,000 € mensuales”.

Claro, que las preguntas que no me hacía eran…

¿Cuánto me duro la felicidad con esa pareja que considere que iba a ser el amor de mi vida?

¿Cuánto me duró la felicidad de mi matrimonio?

¿Cuánto me duró la felicidad por comprarme mi primera casa?

¿Cuánto me duró la felicidad por comprarme el coche anterior?

¿Cuánto me duró la felicidad al realizar ese trabajo o negocio?

¿Cuánto me duró la felicidad por haber ganado 4,000 € mensuales?

En aquello momentos buscaba el placer y la felicidad desesperadamente.

Tenía todo el dinero y todo lo material que quería y deseaba, aunque cuanto más dinero tenía, más vacío me sentía y cada vez más dolorosa me resultaba la situación.

Pues bien, he de informales que la felicidad que viene del exterior o de objetos externos, incluyendo las personas, tiene fecha de caducidad, y suele llevarnos a una situación en la que cada vez estamos más insatisfechos y a su vez más infelices.

Aparte, la felicidad al igual que el propósito son un camino y nunca un destino.

Enseguida entendí y aprendí que la felicidad viene del interior de uno mismo y que nunca podremos ser felices en base a lo que viene del exterior, dinero, trabajo, drogas, fama, popularidad, ni siquiera parejas, amig@s, familia, hijos, etc.

Por otra parte el querer tener razón, el defender lo que yo consideraba que era la única verdad, el querer controlar las situaciones y las personas, así como discutir defendiendo lo que consideraba la “única verdad” formaban parte de la tónica de mi vida.

Claro, como sabía yo por aquel entonces que el ser humano esta condicionado por varias pasiones que distorsionan la forma en que se percibe la realidad.

Que a su vez éstas pasiones o distorsiones, conjuntamente con el entorno condicionan nuestros instintos básicos dejando a estos distorsionados y que el conjunto de todo ello era lo que creaba nuestro ego o personalidad, El cual controlaba y dirigía plenamente nuestros hábitos y conductas.

La personalidad y el ego nos hace ser infelices y normalmente no somos conscientes de ello.

Yo, como el 90 % de las personas ni si quiera me daba cuenta de ello.»

@el despertar, descubriendo mi propósito Acto I

Julio Sanchidrián Polo

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

#juliosanchidrian

#coaching

El Ego, la personalidad Leer más »

Sobre lo qué queremos y buscamos en la vida

Vamos en busca de determinadas cosas que pensamos nos pueden hacer felices en la vida, aun sin estar seguros de que ello realmente nos vaya a ayudar o hacernos felices.

Abraham Maslow (1908-1970), reconocido psicólogo humanista estadounidense creó la conocida pirámide de Maslow en su famosa teoría psicológica de las necesidad humanas, utilizada en el coaching, mundo empresarial, publicitario, etc.

Lo que determinaba esta teoría era que los seres humanos tenían una serie de necesidades que necesitaban cubrir de una forma jerárquica.

En primer lugar se encontraban las necesidades fisiológicas; respiración, alimentación descanso, sexo y la homeostasis.

En el segundo nivel se encontraban las de seguridad; seguridad física, trabajo, salud, propiedad.

En el tercer nivel se encontraban las de afiliación; amistad, afecto, intimidad.

En el cuarto las necesidades de reconocimiento; confianza respeto, éxito y en el ultimo lugar las necesidades de autorealización.

Maslow decía que el ser humano necesitaba ir cubriendo las necesidades paso a paso, y que no era posible saltar a un paso superior sin haber cubierto las necesidades de los pasos anteriores.

Probablemente de ahí viene el dicho que dice que “no es posible vivir la experiencia espiritual con el estomago vacío”.

Como veremos ahora, eso no es del todo cierto.

Mas tarde Clayton Alderfer (1940, 2015) psicólogo y consultor estadounidense realizó una revisión de la teoría de de Maslow en la que argumento que los pasos y necesidades podían ser satisfechas sin seguir un orden jerárquico.

Por otra parte el Doctor Wayne W. Dyer (1940-2015) doctor en psicología, profesor y escritor de numerosos best seller, realizo un estudio en el cual determinó, que era lo que las personas buscaban en la vida para ser felices, que les motivaba y hacia dónde iba dirigido su propósito.

Dyer también descubrió que a lo largo de la vida las personas podían ser felices con diferentes cosas y que a una determinada edad estas podrían ser cambiadas por otras.

“Lo que en el pasado nos resultaba atrayente, en el presente podían no tener ningún interés o sentido para nosotr@s”

Wayne W. Dyer

El estudio fue muy revelador. Descubrió que los motivos y los cambios que se producían eran los mismos en todas las personas, si bien eran diferentes entre hombres y mujeres, y estos cambiaban a medida que las personas iban evolucionando o desarrollándose a nivel interior, espiritual etc.

Dyer llamo a los cambios, saltos cuánticos, yo los llamo @el despertar.

Cada vez que se `producía este salto cuántico o @despertar, lo que se quería en la vida cambiaba. El motivo de lo que nos hacía felices cambiaba.

Cambio de propósito después de un salto cuántico o @despertar

Sobre lo qué queremos y buscamos en la vida Leer más »

Conquistarse a un@ mism@

«Conquistarse a si mism@ no es tarea fácil. No todo el mundo acepta conocerse a si mism@ y enfrentarse a su propia sombra. Suele ser más fácil proyectar, culpar o responsabilizar a los demás tus problemas que aceptar que los problemas se encuentran dentro de nosotr@s.

Como Leon Tolstoi, la mayoría de las presionas quieren cambiar el mundo, sin darse cuenta que antes necesitan cambiarse a si mism@s.»

Conquistarse a un@ mism@ Leer más »

10 formas para empezar a quererte como te mereces

Come correctamente

Haz ejercicio

Pasa tiempo en la naturaleza y con los animales

Aprende a darte empatia

Trata de fluir más, planificar menos y vive el presente

Aprende a meditar

Escucha musica, baila, pinta, lee, rie

Realiza algun tipo de practica como el yoga, las artes marciales, Taiichi, etc

Cuida de ti y de la madre naturaleza todo lo mejor que puedas

Vive momentos de silencio, retiro y sobriedad

10 formas para empezar a quererte como te mereces Leer más »

La Culpa

Partimos de la base qué la culpa al igual que la ira, la vergüenza y  el miedo son distorsiones.

Podríamos decir que la culpa es una emoción o  un patrón de respuesta automático que se crea en  la infancia y  que tiene como fin el castigarnos en base a unos criterios aprendidos sobre “Que está bien y que está mal” (léase trascender el Ego, la percepción dual de la mente) y que vienen de la sociedad, la educación, nuestros padres, la religión, el trabajo,  el entorno, nuestros amigos, etc. 

Según esta distorsión, no solo necesitamos ser castigados por los demás, por lo que según los demás consideran esta “Bien o mal”, cuando realmente se trata de sus proyecciones.

Si no que más allá de eso,  no contentos con recibir el castigo de los demás, necesitamos castigarnos a nosotros mismos, culparnos a nosotros mismo y hacernos responsables de situaciones que más allá de estar “bien o mal” sencillamente son como son.

La culpa es también el arma que tiene “el pequeño juez” o “agresor” llamado “El Yo”, o “El súper yo” (llamado de diferentes maneras en función del pensamiento, filosofía o técnica de estudio con el que se trabaje.

La culpa es el método que tiene este pequeño “juez interior” para bloquearnos.

Este “juez interior” que tenemos es el que nos juzga y hace que nos culpemos por aquellas situaciones que no cumplen sus expectativas.

A su vez esta emoción o distorsión en nuestro interior puede ser estimulada por los pensamientos de otras personas. Es muy típico decir “me ha hecho sentirme culpable”, y nada más lejos, somos nosotros  mismos los que nos hacemos sentir culpables  o permitimos sentirnos culpables. Aunque si es cierto, que de alguna forma y en algunas ocasiones los pensamientos o los estados mentales de otras personas puede inducirnos a que aparezca dicha distorsión o emoción, el chantaje emocional es el ejemplo más claro de ello.

Evidentemente en una situación de equilibrio, de claridad o estando en su centro, la culpa no aparece en ningún momento.

La culpa no tiene que ver nada con el hecho de tomar responsabilidad de nuestros actos, ya que asumir la responsabilidad de los actos no lleva a pensar que algo “está bien o está mal”, sencillamente se asumen los efectos de la acción realizada y su responsabilidad, sin sacrificio, auto ataque o  juicio de ningún tipo, sencillamente se toman las medidas necesarias.

Solo es necesario pensar en los cientos y cientos de años, que las religiones, la cultura o educación han sometido al ser humano promocionando “la culpa” a partir de entender que hay acciones “buenas “ y acciones “malas” y que unas llevan al cielo o al nirvana y las otras al pecado y al infierno y han de ser castigadas…

Realmente en el fondo la culpa viene de las necesidades de “auto juicio” y “auto castigo”, unas necesidades totalmente erróneas y trasgiversadas en base a las creencias de uno mismo. “Yo soy culpable”, y “he de ser castigado”.

sentimiento-de-culpa

La forma para desprenderse de la culpa es primero perdonarse y darse compasión a sí mismo y no aceptar bajo ningún concepto ningún tipo de inducción, influencia o chantaje emocional por parte de otros (normalmente de manera inconsciente) con el fin de que nos sintamos culpables.

Podríamos decir también que la culpa es el resultado de una mente dual, en la cual se dan pensamientos “esto está bien y esto está mal”

Con la práctica de la meditación o Mindfulness, y al trascender dichos pensamientos de dualidad, la culpa desaparece.  No es posible mantener por mucho tiempo una distorsión con cierta claridad mental

Al igual que el miedo, la culpa es una emoción totalmente imaginaria, no existe realmente como tal, aunque sí es cierto que al igual que el miedo esta distorsión puede bloquear y hacer que una persona seas totalmente infeliz, aparte de hacer que no se pueda.

La culpa y las creencias

«Tu estabilidad psicológica, mental y emocional no son negociables»

«@el despertar, buscando mi propósito acto I»

Julio Sanchidrian

La Culpa Leer más »

La música

La palabra Música proviene del termino griego μουσική (mousike), que viene a significar “El Arte de las Musas”.


De acuerdo con los especialistas una definición de Música podría ser:


Música
“Organizar apreciablemente y coherentemente una combinación de sonidos y silencios, usando para ello magnitudes como el tiempo, la armonía, el ritmo, el timbre y la melodía. Complejos y sensitivos procesos mentales toman parte en ello (Creación y performance).”


«Es el arte de organizar los sonidos y silencios en el tiempo. Los elementos que rigen la música son el Pitch (que gobierna la melodía y la armonía), el ritmo (el cual está asociado a conceptos como el tiempo, la medida y la articulación), la dinámica, las cualidades sonoras del timbre y la textura.»

Mucho tiempo atrás, nuestros ancestros solían usar la Música para entrar en trance, entrar en contacto con la divinidad, o con la Madre Tierra.


A lo largo de la historia muchas culturas y doctrinas han trabajado con la música para lograr una vía de acceso a la felicidad o la iluminación. En este mismo momento la música está siendo utilizada por todas las religiones, escuelas místicas o diferentes grupos sociales para similares conceptos (Budismo, Hinduismo, Sufismo, Cristianismo, etc).


La música cambia tu estado psíquico y mental y te lleva a un estado alterado de despertar.

Está demostrado que diferentes tipos de músicas generan especiales efectos sobre la mente, el cuerpo e alma de todos los seres (Humanos, animales, plantas, elementos, energía y esencia)

Ejemplo.
La música clásica, la música para meditación, música espiritual o religiosa, etc ayudan a mejorar la buena salud, dar paz y tranquilidad o hacer crecer las plantas más rápido. En las mujeres embarazadas el uso de la música clásica en su cuerpo cerca del feto provoca saludables efectos en Madre e hijo.


Por otra parte, músicas como rock duro puede y metal pueden pueden motivar y ayudar a descargar la rabia o la ira o por el contrario pueden ser el detonante para la generación de violencia, inestabilidad, Odio, etc.

Es evidente que nuestro estado anímico en el momento de escuchar una determinada música tendrá mucho que decir.


No obstante si tenemos en cuenta que la música está compuesta a base de muchas notas con diferentes vibraciones, no hay que ser muy inteligente para darnos cuenta que nuestra estado de vibración entrara en resonancia con la vibración de la música que estemos escuchando y cambiara nuestra vibración( aumentando o disminuyendo) , modificando nuestro estado mental, emocional o anímico, llegando en algunos casos a realizar profundos cambios en la percepción de la realidad, abriendo dicha percepción a otros planos ocultos o mágicos en la realidad cotidiana.


Robert Monroe ingeniero de Sonido del Instituto Monroe experimentó con diferentes tipos de sonido mejorando el proceso creativo y cognitivo del cerebro. Los resultados son y fueron asombrosos
Normalmente nosotros escogemos diferentes canciones en función de nuestro Ego.

En realidad la Música es algo más que canciones…

Julio Sanchidrián

www.juliosanchidrian.com

#Trance

#Musicae

#Ritmo

#Tempo

#Arte

#Musica

#Musas

La música Leer más »

La mindfulness y la meditación

En nuestra vida diaria, nuestra mente recibe una gran cantidad de estímulos, los cuales son captados por nuestros cinco sentidos. Si a esto le sumamos los pensamientos que tenemos a lo largo del día, más de 60.000 y la mayoría de ellos negativos o repetitivos.

Nos podemos hacer una idea de la gran cantidad estímulos tanto exteriores como interiores que acabamos recibiendo. En este estado ordinario, en la mayoría de los casos, la mente mal interpreta los estímulos que recibe interpretándolos de tal forma que nos lleva a experimentar o vivir una percepción de la realidad totalmente equivocada o diferente de lo que en realidad es.

Por otra parte, nuestras experiencias emocionales en la vida han hecho que arrastremos heridas emocionales y problemas del pasado que no han sido sanados y que vuelven aparecer a medida que recibimos estímulos, haciéndonos reaccionar de una forma impulsiva y reactiva.

Ademas, tomamos nuestras decisiones en base a nuestro sistema de creencias y valores, la mayoría de las veces equivocado, erróneo y limitante. Todo ello lleva a la mente a actuar siguiendo unas pautas, conductas y condicionamientos automáticos que limitan al ser humano llevándole a actuar de una forma totalmente reactiva en vez de forma creativa.

En vez de crear conscientemente su realidad e interactuar de forma creativa con el espíritu en el entorno, el ser humano es arrastrado por los conductas y hábitos erróneos de la personalidad. La Mindfulness nos permite observar y eliminar los condicionamientos equivocados, limitantes y reactivos permitiendo al individuo comenzar a responder a través de una forma creativa al abanico de estímulos que constantemente recibe.

Todo esto acaba teniendo una repercusión en la salud general, en el funcionamiento de la mente, en nuestra percepción de la realidad, en una mejor sincronía cuerpo/mente/espíritu, que podríamos traducirlo en Armonía y Felicidad, y en la forma de como construimos nuestra vida o realidad.

Uno de los objetivos que trabajamos con la Mindfulness es que la mente deje de reaccionar de una forma reactiva o impulsiva. La práctica de la Mindfulness ha supuesto para occidente un método seguro y una herramienta fiable que nos permite comenzar a entrenar y a corregir esos funcionamientos equivocados.

Al dejar de reaccionar de una forma reactiva y al ir cambiando nuestra percepción de la realidad comenzamos a actuar de una forma creativa. Comenzamos a tener una percepción de la realidad más clara, y no contaminada por nuestras heridas y no condicionada por nuestros pensamientos o por los estímulos exteriores. Comenzamos a reaccionar desde nuestro interior, desde el Ser o el Espíritu.

Por otra parte, poner presencia en nuestra vida diaria gracias a la práctica de la Mindfulness, nos va a permitir disfrutar de todas y cada una de las cosas que hacemos, saboreando cada segundo. A medida que vamos profundizando en la practica, nos sorprenderemos incluso al hora de realizar labores que antes nos parecían desagradables y que ahora llegamos incluso a disfrutar con ellas.

La Depresión, el estrés y la ansiedad nos vienen cuando nuestra mente se encuentra en el pasado o en el futuro. Gracias a la Mindfulness y a la meditación conseguimos mantener nuestra mente en el presente. A partir de aquí es cuando se despliega un mundo de infinitas posibilidades.

A la vez que conseguimos hacer desaparecer el estrés, la ansiedad y comencemos la recuperación en los procesos depresivos, aumenta la motivación, etc.

Otro de los trabajos que podemos realizar con la práctica de la Mindfulness es el trabajo con las emociones. Las emociones son la respuesta del cuerpo a un pensamiento de la mente. Con la práctica podemos observar ese pensamiento, sin permitir que la emoción nos lleve y nos haga reaccionar de una forma impulsiva.

Los beneficios de esto son increíbles, pues nos permite no reaccionar cuando tengamos un pensamiento o bien recibamos un estimulo exterior.

En última instancia la Mindfulness mejora la imperturbabilidad y la inteligencia emocional.

Imagina un día en el coche de camino al trabajo.

Con el tráfico muy denso, mientras otr@s conductores enfadados no dejan de tocar el claxón, tú no te ves afectada y disfrutas relajada del viaje .

Con el tráfico muy denso, mientras otr@s conductores enfadados no dejan de tocar el claxón, mientras tú no te ves afectada y mientras tanto disfrutas relajados de un momento de paz y tranquilidad.

La Mindfulness es una aplicación de la meditación Vipassana Budista cada vez más introducida en Occidente.

La Meditación es una herramienta milenaria utilizada por diferentes y numerosas culturas, religiones, credos, a lo largo de la historia. Si bien existen muchos tipos de meditación, la meditación Zen, la Meditación budista y en particular la llamada Vipassana es una de las más conocidas.

Da igual quién seas, a qué grupo pertenezcas, cuáles sean tus creencias, credo o nacionalidad, los beneficios de la Mindfulness están científicamente contrastados, y si se sigue la práctica con disciplina, honestidad y compasión cambiará tu vida a nivel psicológico, físico y espiritual.

La Mindfulness se aplica en personas mayores, en jóvenes, en niños. Mindfulness es vivir el presente con presencia, intención, voluntad y ausencia de cualquier juicio. Su práctica nos ayuda a conseguir armonía con nosotros mismos.

Existen numerosos estudios científicos, clínicos y médicos que avalan la realización de dicha técnica. Las ventajas y beneficios de la Mindfulness son largos y numerosos (aunque te detallo algunos de ellos, en Internet se pueden encontrar numerosa información sobre los beneficios de la practica).


La Mindfulness se está convirtiendo en una herramienta y práctica de gran ayuda para todo tipos de personas y está tomando un gran relieve para los profesionales en los en colegios, institutos y hospitales, etc. Tanto para formadores, maestros, doctores, enfermeros.

Así como para estudiantes y enferm@s de diferentes enfermedades y patologías. Los resultados en niñ@s están siendo maravillosos la capacidad de neuroplasticidad de sus cerebros unidos a la capacidad de juego y aprendizaje y gracias a la Mindfulness están consiguiendo resultados increíbles.

Los profesionales del deporte, de la enseñanza, de la sanidad y las fuerzas de seguridad de diferentes países le están otorgando cada vez más a la Mindfulness.

Si bien los beneficios de la practica son validos y aplicables para cualquier persona que decida realizar la practica con disciplina, honestidad y compasión

En la vida diaria la Mindfulness, aparte de otros beneficios, nos regala Paz, Equilibrio, Relajación, mejora en las relaciones, involucración a nivel emocional en el trabajo, Imperturbabilidad, Aprender a sintonizar o reconectar con nuestra experiencia global.

De cara a la enseñanza, además de otros beneficios, la Mindfulness ayuda a las personas a aumentar su creatividad, capacidad de concentración y enfoque, aparte de conseguir una mayor claridad mental o inteligencia emocional.

En la Sanidad y en la mejora de salud: el aumento de la resiliencia, la reducción de estrés, ansiedad y mejora en la calidad de vida, aparte de mejorar la situación de numerosas enfermedades. En última, instancia la práctica de la Mindfulness sorprende al practicante con regalos o milagros.

Los cursos que normalmente se imparten tienen duración mínima de 9 semanas y es aconsejable que se mantengan con asistencia mantenida. Pues es partir de las 8 semanas cuando se comienzan a ver resultados estables. La persona que realiza la técnica, si es disciplinada y practica todos los días, puede obtener beneficios a partir de dos meses de comenzar su práctica, aunque en la mayoría de los casos los resultados llegan antes.

@el despertar , descubriendo mi propósito acto II

Julio Sanchidrián Polo

La mindfulness y la meditación Leer más »

💬 Hola, ¿En que te puedo ayudar?