La mindfulness y la meditación

En nuestra vida diaria, nuestra mente recibe una gran cantidad de estímulos, los cuales son captados por nuestros cinco sentidos. Si a esto le sumamos los pensamientos que tenemos a lo largo del día, más de 60.000 y la mayoría de ellos negativos o repetitivos.

Nos podemos hacer una idea de la gran cantidad estímulos tanto exteriores como interiores que acabamos recibiendo. En este estado ordinario, en la mayoría de los casos, la mente mal interpreta los estímulos que recibe interpretándolos de tal forma que nos lleva a experimentar o vivir una percepción de la realidad totalmente equivocada o diferente de lo que en realidad es.

Por otra parte, nuestras experiencias emocionales en la vida han hecho que arrastremos heridas emocionales y problemas del pasado que no han sido sanados y que vuelven aparecer a medida que recibimos estímulos, haciéndonos reaccionar de una forma impulsiva y reactiva.

Ademas, tomamos nuestras decisiones en base a nuestro sistema de creencias y valores, la mayoría de las veces equivocado, erróneo y limitante. Todo ello lleva a la mente a actuar siguiendo unas pautas, conductas y condicionamientos automáticos que limitan al ser humano llevándole a actuar de una forma totalmente reactiva en vez de forma creativa.

En vez de crear conscientemente su realidad e interactuar de forma creativa con el espíritu en el entorno, el ser humano es arrastrado por los conductas y hábitos erróneos de la personalidad. La Mindfulness nos permite observar y eliminar los condicionamientos equivocados, limitantes y reactivos permitiendo al individuo comenzar a responder a través de una forma creativa al abanico de estímulos que constantemente recibe.

Todo esto acaba teniendo una repercusión en la salud general, en el funcionamiento de la mente, en nuestra percepción de la realidad, en una mejor sincronía cuerpo/mente/espíritu, que podríamos traducirlo en Armonía y Felicidad, y en la forma de como construimos nuestra vida o realidad.

Uno de los objetivos que trabajamos con la Mindfulness es que la mente deje de reaccionar de una forma reactiva o impulsiva. La práctica de la Mindfulness ha supuesto para occidente un método seguro y una herramienta fiable que nos permite comenzar a entrenar y a corregir esos funcionamientos equivocados.

Al dejar de reaccionar de una forma reactiva y al ir cambiando nuestra percepción de la realidad comenzamos a actuar de una forma creativa. Comenzamos a tener una percepción de la realidad más clara, y no contaminada por nuestras heridas y no condicionada por nuestros pensamientos o por los estímulos exteriores. Comenzamos a reaccionar desde nuestro interior, desde el Ser o el Espíritu.

Por otra parte, poner presencia en nuestra vida diaria gracias a la práctica de la Mindfulness, nos va a permitir disfrutar de todas y cada una de las cosas que hacemos, saboreando cada segundo. A medida que vamos profundizando en la practica, nos sorprenderemos incluso al hora de realizar labores que antes nos parecían desagradables y que ahora llegamos incluso a disfrutar con ellas.

La Depresión, el estrés y la ansiedad nos vienen cuando nuestra mente se encuentra en el pasado o en el futuro. Gracias a la Mindfulness y a la meditación conseguimos mantener nuestra mente en el presente. A partir de aquí es cuando se despliega un mundo de infinitas posibilidades.

A la vez que conseguimos hacer desaparecer el estrés, la ansiedad y comencemos la recuperación en los procesos depresivos, aumenta la motivación, etc.

Otro de los trabajos que podemos realizar con la práctica de la Mindfulness es el trabajo con las emociones. Las emociones son la respuesta del cuerpo a un pensamiento de la mente. Con la práctica podemos observar ese pensamiento, sin permitir que la emoción nos lleve y nos haga reaccionar de una forma impulsiva.

Los beneficios de esto son increíbles, pues nos permite no reaccionar cuando tengamos un pensamiento o bien recibamos un estimulo exterior.

En última instancia la Mindfulness mejora la imperturbabilidad y la inteligencia emocional.

Imagina un día en el coche de camino al trabajo.

Con el tráfico muy denso, mientras otr@s conductores enfadados no dejan de tocar el claxón, tú no te ves afectada y disfrutas relajada del viaje .

Con el tráfico muy denso, mientras otr@s conductores enfadados no dejan de tocar el claxón, mientras tú no te ves afectada y mientras tanto disfrutas relajados de un momento de paz y tranquilidad.

La Mindfulness es una aplicación de la meditación Vipassana Budista cada vez más introducida en Occidente.

La Meditación es una herramienta milenaria utilizada por diferentes y numerosas culturas, religiones, credos, a lo largo de la historia. Si bien existen muchos tipos de meditación, la meditación Zen, la Meditación budista y en particular la llamada Vipassana es una de las más conocidas.

Da igual quién seas, a qué grupo pertenezcas, cuáles sean tus creencias, credo o nacionalidad, los beneficios de la Mindfulness están científicamente contrastados, y si se sigue la práctica con disciplina, honestidad y compasión cambiará tu vida a nivel psicológico, físico y espiritual.

La Mindfulness se aplica en personas mayores, en jóvenes, en niños. Mindfulness es vivir el presente con presencia, intención, voluntad y ausencia de cualquier juicio. Su práctica nos ayuda a conseguir armonía con nosotros mismos.

Existen numerosos estudios científicos, clínicos y médicos que avalan la realización de dicha técnica. Las ventajas y beneficios de la Mindfulness son largos y numerosos (aunque te detallo algunos de ellos, en Internet se pueden encontrar numerosa información sobre los beneficios de la practica).


La Mindfulness se está convirtiendo en una herramienta y práctica de gran ayuda para todo tipos de personas y está tomando un gran relieve para los profesionales en los en colegios, institutos y hospitales, etc. Tanto para formadores, maestros, doctores, enfermeros.

Así como para estudiantes y enferm@s de diferentes enfermedades y patologías. Los resultados en niñ@s están siendo maravillosos la capacidad de neuroplasticidad de sus cerebros unidos a la capacidad de juego y aprendizaje y gracias a la Mindfulness están consiguiendo resultados increíbles.

Los profesionales del deporte, de la enseñanza, de la sanidad y las fuerzas de seguridad de diferentes países le están otorgando cada vez más a la Mindfulness.

Si bien los beneficios de la practica son validos y aplicables para cualquier persona que decida realizar la practica con disciplina, honestidad y compasión

En la vida diaria la Mindfulness, aparte de otros beneficios, nos regala Paz, Equilibrio, Relajación, mejora en las relaciones, involucración a nivel emocional en el trabajo, Imperturbabilidad, Aprender a sintonizar o reconectar con nuestra experiencia global.

De cara a la enseñanza, además de otros beneficios, la Mindfulness ayuda a las personas a aumentar su creatividad, capacidad de concentración y enfoque, aparte de conseguir una mayor claridad mental o inteligencia emocional.

En la Sanidad y en la mejora de salud: el aumento de la resiliencia, la reducción de estrés, ansiedad y mejora en la calidad de vida, aparte de mejorar la situación de numerosas enfermedades. En última, instancia la práctica de la Mindfulness sorprende al practicante con regalos o milagros.

Los cursos que normalmente se imparten tienen duración mínima de 9 semanas y es aconsejable que se mantengan con asistencia mantenida. Pues es partir de las 8 semanas cuando se comienzan a ver resultados estables. La persona que realiza la técnica, si es disciplinada y practica todos los días, puede obtener beneficios a partir de dos meses de comenzar su práctica, aunque en la mayoría de los casos los resultados llegan antes.

@el despertar , descubriendo mi propósito acto II

Julio Sanchidrián Polo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.